Leishmaniasis o leishmaniosis, una enfermedad cutánea y visceral transmitida por la picadura de mosquito

Imagen obtenida de: http://cnho.files.wordpress.com/2011/12/leismania.jpg

Esta enfermedad se produce como consecuencia de la infección de varias especies de Leishmania, el cual es un parásito protozoario de la familia Trypanosomatidae y del orden Kinetoplastida. Hasta hoy en día se han identificado aproximadamente 30 especies, de los cuales 21 son patogénicos para mamíferos. La leishmaniasis visceral humana es causada por Leishmania donovani (que incluye L. archibaldi) y Leishmania infantum (también conocida como L. chagasi), en el caso de la L. donovani su excepción es que se transmite de persona a persona, que son los reservorios; mientras que la L. infantum será zoonótica. Por otro lado la leishmaniasis cutánea es consecuencia de la mayoría de las especies de Leishmania, por ejemplo: L. braziliensis, L. mexicana, L. lainsoni, L. naiffi,  L. lindengergi, L. tropica, etc.; y todos serán zoonóticos. (The Center for Food Security & Public Health, 2009)

¿Cómo se transmite?

Imagen obtenida de: http://www.dpd.cdc.gov/dpdx/HTML/leishmaniasis.htm

Esta se transmite indirectamente de huésped en huésped, mediante vectores biológicos, es decir por la picadura de flebótomos hembras infectadas (también conocidas como moscas de arena del género Phlebotomus y Lutzomya). Éstas inyectan mediante su probóscide (cuando se alimentan de la sangre humana) la etapa infecciosa, en este caso, los promastigotes. En el interior de las células (principalmente, macrófagos) del individuo, se transforman en amastigotes que se multiplican por división simple e infectan a otras células fagocíticas; en esta etapa la infección se vuelve sintomática y si otro mosquito vuelve a alimentarse de la sangre del paciente infectado, inicia de nuevo el ciclo; consultar figura de arriba. (The Center for Food Security & Public Health, 2009; DPDx, 2009)

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas incluyen: úlceras en la boca, lengua, encías, labios, la nariz y el tabique nasal, llagas en la piel que pueden llegar a ser úlceras que tardan en sanar, dificultad para respirar y deglutir, congestión y hemorragia nasal, fiebre por períodos prolongados que desaparecen por ciclos, pérdida de peso, adelgazamiento del cabello, piel escamosa y grisácea, molestia abdominal (NHI, 2013).

¿Cómo se diagnostica?

El aumento de tamaño del bazo, del hígado y de los ganglios linfáticos son indicadores de la enfermedad; teniendo en cuenta si el paciente estuvo en regiones que se conoce que hay vectores de leishmaniasis. Además se pueden realizar biopsias y cultivos de los órganos respectivos, incluyendo la médula ósea. Adicionalmente hay otros métodos como la prueba de PCR específica para Leishmania, prueba cutánea de Montenegro, prueba indirecta de anticuerpos inmunofluorescentes, entre otras. (NHI, 2013).

¿Cuál es su tratamiento (desinfección)?

Para tratar a la leshmaniasis generalmente se utilizan medicamentos que contienen antimonio, estos abarcan antimoniato de meglunina y estibogluconato de sodio. No obstante también se utiliza pentamicina, paromomicina, anfotericina B, ketoconazol y miltefosina. Cuando se trata de leishmaniasis cutánea frecuentemente se requiere de cirugías plásticas para corregir las llagas desfigurativas. Cuando el paciente presenta leshmaniasis viral resistente a los medicamentos mencionados pueden llegar a necesitar una esplenectomía (extirpación del bazo) (NHI, 2013).

¿Cómo se previene?

La forma inmediata de prevención es evitar picaduras de mosquitos, esto se puede llegar a cabo utilizando repelentes para insectos,  mosquiteros, ropa protectora y colocar cedazo en las ventanas. Todavía no existe ninguna vacuna o medicamento que se utilice para la prevención de leishmaniasis, los esfuerzos por erradicarla aún residen en el control del vector (NHI, 2013).

L.G., S.P. y A.R.

Referencias bibliográficas

DPDx. (2009). Leishmaniasis [Leishmania spp.]. [Web en línea] en: http://www.dpd.cdc.gov/dpdx/HTML/leishmaniasis.htm [Consultado el 19 de octubre de 2013]

The Center for Food Security & Public Health. (2009). [Web en línea] en: http://www.cfsph.iastate.edu/Factsheets/es/leishmaniasis.pdf [Consultado el 19 de octubre de 2013]

NHI. 2013. Leishmaniasis. Consultado el 20 de Octubre del 2013. En: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001386.htm

Anuncios

Virus del papiloma humano (VPH)

El virus del papiloma humano consiste en un grupo de más de 150 virus que infectan las zonas epiteliales, desde la superficie de las manos y los pies, hasta la región genital. Estos virus pertenecen a la familia Papoviridae. La cápside consta de 72 capsómeros. VPH utiliza un círculo de ADN bicatenario de aproximadamente 8000 pares de bases.

En contra de la opinión predominante en la década de 1970, Harald zur Haussen postuló que el VPH tenía un papel en el cáncer de cuello de útero. El cáncer de cuello de útero es causado por el virus del papiloma humano (VPH), un virus de transmisión sexual. La familia de los VPH posee más de 150 tipos virales que se clasifican en tipos de alto y de bajo riesgo oncológico, en relación a la patogenia oncológica. Entre los de altos riesgos se encuentran los VPH de tipo 16 y 18 y el de bajos los VPH de tipo 6 y 11. Las infecciones por tipos de alto riesgo causan infecciones persistentes y generan alteraciones citológicas, las cuales pertenecen al grupo de las neoplasias cervicales (CIN) de grado 1 (CIN-1) o lesiones escamosas intraepiteliales de bajo grado (L-SIL). Alguno de los tipos de alto riesgo se encuentran asociados con tumores en otras partes anogenitales. Por otro lado, los de bajo riesgo no causan cáncer, pero pueden ocasionar verrugas en la piel o alrededor de los genitales.  Las infecciones por VPH son transmitidas de la madre al recién nacido, esto se conoce como papilomatosis laríngea recurrente.

La infección genital por el VPH es la infección de transmisión sexual más común entre las mujeres. Infectan las mucosas del cuello del útero, la vagina, la vulva, el ano y el pene. La detección de los tipos de VPH se lleva a cabo mediante técnicas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR).

El VPH se contrae a partir del contacto directo genital, y lo pueden obtener tanto mujeres como hombres que hayan tenido relaciones sexuales, tanto orales, vaginales y anales. Este también se puede transmitir entre parejas heterosexuales y homosexuales aun cuando esa persona no presenta síntomas. En pocos casos una mujer embarazada puede transmitir el virus a sus bebé durante el parto.

Los posibles problemas que presenta el contagio de este virus es muy único ya que nunca va a presentar síntomas o problemas a la salud ya que el 90% de las infecciones por el VPH desaparecen a los dos años, pero si no desaparecen pueden causar una variedad de problemas de salud los cuales incluyen: verrugas genitales, papilomatosis respiratoria recurrente (PRR), cáncer de cuello uterino y otros cánceres no tan frecuentes como de vulva, vagina, pene o ano.

En las mujeres, este virus puede ser detectado por medio del examen de Papanicolaou si hay cambios en el cuello uterino que pueden evolucionar a cáncer. Para la prevención del VPH se puede realizar por medio de vacunas en contra del virus y el cual es recomendable para niñas de 11 o 12 años. Sin embargo, si no fue suministrada a esta edad no es demasiado tarde! Las jóvenes hasta un máximo de 21 años pueden optar por estas inyecciones.  Existen dos vacunas especiales para niñas y mujeres: Cervarix y Gardasil, que sirven principalmente para la protección de VPH que causan cáncer en el cuello uterino. En el caso de niños y hombres, esta la vacuna Gardasil que los protege de verrugas genitales y cáncer de ano.  Ellos pueden optar a dicha vacuna hasta los 26 años.

La mejor forma de protección para no contraer el VPH es la utilización de condones ya que ayudan el riesgo de contraer enfermedades pero siempre habrá un riesgo mínimo ya que estos no protegen siempre contra todas las enfermedades, debido a que puede infectar zonas no cubiertas por el condón, por lo que estos no protegen totalmente contra el VPH.  Las personas también pueden reducir las posibilidades de reducir VPH al permanecer en una relación fiel con una pareja, pero incluso esto no garantiza estar a salvo de este virus, ya que no es posible determinar si una pareja sexualmente activa en el pasado está infectada en la actualidad.

Como se mencionaba anteriormente, el VPH puede estar relacionado con el cáncer de cuello de uterino, siendo este sin síntomas hasta llegar a una etapa avanzada. De igual manera sucede que los cánceres previamente mencionados. Pero, ¿cómo los VPH de alto riesgo causan cáncer?  Los VPH infectan a las células epiteliales. Éstas células, que se organizan en capas, cubren las superficies interiores y exteriores del cuerpo, incluyendo la piel, la garganta, el tracto genital y el ano. Debido a que la VPH no entra por en torrente sanguíneo, la infección por VPH no debe de afectar a otras partes del cuerpo. Una vez el VPH entra por la célula epitelial, el virus comienza a producir proteínas. Dos de las proteínas producidas por el virus del papiloma de alto riesgo pueden interferir con las funciones vitales de la célula, lo que permite que la célula crezca de manera incontrolada. Muchas veces estas células infectadas son reconocidas por el sistema inmune y eliminadas. A veces, sin embargo, estas células infectadas no son destruidas, lo que ocasiona una infección persistente.Como las células persistentemente infectadas continúan creciendo, pueden desarrollar mutaciones que promueven aún más el crecimiento celular, que conduce a la formación de una lesión de alto grado y, en última instancia, un tumor.

No existe un tratamiento para el virus en sí, pero sí para los problemas que el VPH puede causar. Los métodos usados para el tratamiento de lesiones precancerosas de cuello uterino incluyen criocirugía (congelamiento que destruye el tejido) o una cirugía con bisturí o láser para remover una pieza en forma de cono del tejido del cuello uterino. Tratamientos para lesiones precancerosas en el pene o en ano incluyen criocirugía, aplicación de tópicos y cirugía láser.

Referencias

National Cancer Institute. HPV and cancer. Disponible en: http://www.cancer.gov/cancertopics/factsheet/Risk/HPV

CDC. Virus del Papiloma Humano. Disponible en: http://www.cdc.gov/hpv/index.html (consultado el 26 de octubre del 2013).

Instituto Nacional del Cáncer. 2011. Los virus del papiloma humano y el cáncer. En: http://www.cancer.gov/espanol/recursos/hojas-informativas/riesgo-causas/VPH-respuestas

CDC. 2013. Infección genital por VPH-Hoja. En: http://www.cdc.gov/std/spanish/stdfact-hpv-s.htm

Medline Plus. 2013. Virus del papiloma humano. En: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/hpv.html

Imagenes tomadas de: http://skorpiomenlamedicina.blogspot.com/2013/05/infeccion-por-el-virus-del-papiloma.html

K.Cifuentes, I. Fuentes, J. Sagastume, A. Oliva

Y en el fondo… ¿Qué hay?

Durante mucho tiempo se ha tratado de descubrir qué misterios esconde el fondo del mar. A pesar de los grandes esfuerzos los descubrimientos siempre son insuficientes, y personalmente creo que nunca se dejará de descubrir algo en este gigantesco ecosistema. Pero bueno, llegando al punto de esta entrada les voy a contar de qué organismos vamos a estar hablando.

Como mencioné antes en el fondo del mar viven un sin fin de organismos interesantes como peces con luminiscencia, sin embargo los que nos interesa el día de hoy son aquellos que viven literalmente en el fondo… Sí, hasta el fondo. Estos microorganismos viven en el bentos, la región más profunda del mar y son de gran importancia para el ecosistema en general.

Los microorganismos que viven a tanta profundidad no tienen muchas opciones de alimento, especialmente porque no hay luz solar para hacer fotosíntesis o no hay luz para ser un depredador, sin embargo hay algo que siempre llega hasta el fondo… todo lo muerto! En realidad todo esto muerto se llama carcasa, y es muy importante ya que es la única fuente de alimento que presentan estos microorganismos que juegan un papel importante en el ecosistema.

la importancia de estos organismos recae en regresar el carbono al ecosistema, es decir ellos utilizan materia en descomposición para generar otro tipo de componentes carbonados que pueden ser utilizados por otros organismos dentro del mar.  En caso de que estos organismo no existieran, la cantidad de animales muertos y todo en el fondo del mar sería infinita y no podría haber vida en el mar ya que no habría reciclado de nutrientes en todo el ecosistema.

Es cierto que no hay solo microorganismos con esa función, pero son una porción muy grande de ellos. En realidad no tengo ninguna especie en específico que pueda mencionarles, ni foto ya que es un poco difícil tomar fotos en el fondo del mar… pero lo importante es que sepan lo importante que son estos microorganismos que viven en el bentos marino. Especialmente porque sin ellos no conoceríamos vida como la que conocemos actualmente.

M. Sactic

REFERENCIAS

Sigee, D. 2005. Water microbiology: Biodiversity and interactions of microorganismos in aquatic environments. Wiley. USA. 544 pp.

El faraón consentido de Cleopatra

El faraón consentido de Cleopatra

 

Se cuenta la historia de que Cleopatra, la bella reina del Antiguo Egipto, tenía un faraón preferido. Sin embargo, no se trata de un faraón común, sino de uno totalmente diferente al resto. Hablamos nada más y nada menos que de Natronomonas pharaonis.

Pero, ¿quién es este misterioso pero extremo faraón? N. pharaonis es una bacteria perteneciente al Dominio Archaea y se encuentra clasificado en el orden Halobacteriales dentro de la familia Halobacteriacea (Ver Figura 1). Lo que lo hace tan increíble, es que éste es un microorganismo poliextremófilo (Cao, et al., 2008).

standard

Foto en: http://www.biochem.mpg.de/522660/Org_Napha

Figura 1. Micrografía electrónica de N. pharaonis

Esta bacteria fue descubierta en unos lagos alcalinos presentes en Egipto (de ahí su nombre) y en Kenia (Ver Figura 2). En estos lagos, N. pharaonis se encuentra expuesta a dos formas de estrés de manera simultánea: a condiciones hipersalinas y a un pH alto. Se logró determinar que las condiciones óptimas para que esta increíble bacteria crezca consisten en la presencia de 3.5 M de cloro y un pH de 8.5, aunque es capaz de sobrevivir a un pH 11 (Cao, et al., 2008; Soliman y Truper, 1982).

Además de esto, en estos lagos alcalinos existe una baja concentración de magnesio y calcio, mientras que el carbonato y el cloro se encuentran en altas concentraciones (Soliman, G. y H. Truper. 1982). Debido a esto, N. pharaonis desarrolló la capacidad de crecer con una única fuente de carbono, ya sea piruvato, glutamato o acetato (Horikoshi, 1999).

standard

Foto en: http://www.biochem.mpg.de/522660/Org_Napha

Figura 2. Lago alcalófilo en Egipto.

Sin embargo, ¿Cómo logra sobrevivir a tan extremas condiciones? En primer lugar, posee una especie de envoltura celular que lo protege de las condiciones alcalinas del ambiente. Así mismo poseen polímeros “ácidos” que ayudan en la absorción de sodio y protones pero repelen a los iones hidroxilo. Además, posee enzimas que lo ayudan a sobrevivir en estas condiciones, tales como proteasas alcalinas, amilasas y celulasas y también presenta actividad proteolítica extracelular (Falb, et al., 2005; Skulachev, et al., 1999; Horikoshi, 1999). Un aspecto muy interesante de N. pharaonis es el hecho de que es una bacteria móvil, y por lo tanto es capaz de moverse en busca de las condiciones óptimas para su crecimiento. Esta búsqueda se ve ayudada por la presencia de proteínas con funciones sensoriales (Lanyi, et al., 1990).

Todas estas características morfológicas y fisiológicas le permiten a N. pharaonis habitar en lugares tan extremos, muy parecidos a la lejía. Por esta razón, N. pharaonis fue el microorganismo elegido de esta semana y el faraón consentido de Cleopatra.

Literatura citada

  • Cao, Y.; Y. Liao; X. Xu; A. Oren y M. Wu. 2008. Aldehyde dehidrogenase of the haloalkaliphilic archaeon Natronomonas pharaonis and its function in ethanol metabolism. Extremophiles. Vol. 12: 849-854
  • Falb, M.; F. Pfeiffer; P. Palm; K. Rodewald; V. Hickmann; J. Tittor y D. Oesterhelt. 2005. Living with two extremes: conclusions from the genome sequence of Natronomonas pharaonis. Genome Research. Vol. 15: 1336-1343
  • haloalkaliphilic archaebacterium with low magnesium requirement. Zentralblatt Fur Bakteriologie Mikrobiologie Und Hygiene I Abteilung Originale C. Vol. 3: 318-329
  • Horikoshi, K. 1999. Alkaliphiles: Some applications of their products for biotechnology. Microbiol. Mol. Biol. Rev. 63: 735-750
  • Lanyi, J.; A. Duschi; G. Hatfield; K. May y D. Oesterhelt. 1990. The primary structure of a halorhodopsin from Natronobacterium pharaonis. Structural, functional and evolutionary implications for bacterial rhodopsins and halorhodopsins. Journal of Biological Chemistry. Vol. 265: 1253-1260
  • Skulachev, V.; H. Kobayashi; T. Krulwich; G. Schafer; R. Fillingame; R. Poole; G. Cook; M. Dimroth; W. Konings y J. Stock. 1999. Bacterial energetic at high pH: What happens to the H+ cycle when the extracellular H+ concentration decreases? Bacterial Response to pH-Novartis Foundation Symposium. Vol. 221: 220-217
  • Soliman, G. y H. Truper. 1982. Halobacterium pharaonis sp. nov., a new, extremely haloalkaliphilic archaebacterium with low magnesium requirement

Por: MA, VS, AM, AG

Quisiera mi hamburguesa con queso, mostaza, tocino y… ¿E. coli?

Sí, tal como has leído: hamburguesas con E. coli incluidas. El 13 de enero de 1993, la investigación realizada por el Departamento de Salud de Washington (WDOH) llevó al descubrimiento de que las hamburguesas de tamaño regular y “jumbo” producidas por Von Companies of California y vendidas por Jack in the Box eran la fuente del brote de E. coli.

Esto surgió porque en ese día el WDOH fue notificado que un grupo de niños estaba sufriendo el síndrome urémico hemolítico (SUH), seguido de una infección por E. coli que estaba siendo tratada en el hospital de Blog E3Seattle, y los pacientes en el área de urgencia por diarrea con sangre aumentaban. En respuesta, el WDOH comenzó a entrevistar a los pacientes para una investigación epidemiológica y determinó que casi todos habían consumido hamburguesas de los restaurantes Jack in the Box los días antes de haberse enfermado. El brote de E. coli O157:H7 se aisló de 11 lotes de carne de hamburguesa producidos el 29 y 30 de noviembre de 1992; Jack in the Box solicitó retirar toda la carne que aún estaba en los restaurantes (73 de estos), recuperando cerca de un 20%. El reporte de las personas afectadas por este brote se encuentra en el Cuadro 1.

Estado

Infectados con E. coli

Síndrome urémico hemolítico (SUH)

Personas hospitalizadas

Muertes

Washington

477

30

144

3

Idaho

14

1

4

0

California

34

7

14

1

Nevada

58

3

9

0

Cuadro 1. Reporte de personas afectadas por el brote de E. coli O157:E7

Y la Microbiología Forense ¿Dónde está?

Blog E2Las preocupaciones por los ataques biológicos (como el ántrax tan mencionado en nuestro blog), también incluyen la contaminación de comida o agua suplida en un área determinada. El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos mantiene una lista de posibles agentes bioterroristas que pueden ser utilizados en comida o agua, entro los cuales se encuentra la cepa de E.coli O157:H7. Al ocurrir un brote, el contaminante debe ser identificado inicialmente para detectar la fuente y proteger a las personas de nuevas exposiciones.

 

Referencias

Centers for Disease Control & Prevention (CDC). 1993. Update: Multistate Outbreak of Escherichia coli O157:H7 Infections from Hamburgers — Western United States, 1992-1993. 42(14) 258 – 263 pp.

Flynn, D. 2009. Ten of the Most Meaningful Outbreaks. Food-Related Illness and Death in the United States. Centers for Disaese Control and Prevention. 5(5): 607 – 610 pp.

Murfin, M. 2009. Identifying Bacteria with Microbial Forensics. Abstraído de: http://suite101.com/a/identifying-bacteria-with-microbial-forensics-a181435 [Con acceso el 22/10/2013]

Ranger, J. et al. 2005. Epidemiology of Escherichia coli O157:H7 Outbreaks, United States, 1982–2002. Emerging Infectious Diseases. 11(4): 603 – 609 pp.

LR ☢

Gusano de Nueva Guinea

Figura 1: Niño utilizando filtro de papel para colar larvas del Gusano de Nueva Guinea [4]

Imagen

El Gusano de Nueva Guinea es un nematodo, responsable de una alta  morbilidad en la década de los ochentas en países de África, india y Yemen [1,2]. El nematodo Dracunculus medinensis o más conocido como gusano de nueva Guinea, es un parásito que ocasiona la enfermedad dracunculiasis, luego de la ingesta de agua estancada que contenga copépodos o pulgas de agua los cuales transportan larvas infectivas.  Las larvas atraviesan la pared gástrica y se alojan en el espacio retroperitonial, donde maduran y se reproducen. Las hembras migran usualmente  hacia las extremidades inferiores, lo que da dolores intensos y forma ampollas, lesiones por la que sale y tras ella sus larvas [2]. Por el contrario los machos perecen luego de la reproducción pero forman calcificaciones palpables [2]. Existen casos de migración ectópica hacia ojos, pulmones y médula.[1,2]

Figura 2: ciclo de vida de Dracunculus medinensis. [3]

Imagen

Los síntomas son fiebre, vómitos, mareos, urticaria, y diarrea. Entre sus complicaciones se encuentran los abscesos, lesiones en articulaciones, celulitis, y sepsis. Su tratamiento no es farmacológico, se debe extraer el helminto de forma lenta teniendo cuidado de no romperlo para evitar inflamación local. La forma de detener esta enfermedad es haciendo campañas de prevención y facilitando el acceso a agua potable.[2]

A continuación 10 hechos relacionados a la enfermedad del gusano nueva guinea, publicada por la OMS. [2]   http://www.who.int/features/factfiles/guinea_worm/facts/en/index.html

~A.G.

Literatura

[1] Organización mundial de la salud 2013.  Health topics. Dracunculiasis.  Disponible en: http://www.who.int/topics/dracunculiasis/en/
[2] Norman F, et al. Boletín de Enfermedades Emergentes. Boletín de alertas epidemiológicas internacionales. No.12. Diciembre 2010. Disponible en: http://www.madrid.org/cs/Satellite blobcol=urldata&blobheader=application%2Fpdf&blobheadername1=Content-disposition&blobheadername2=cadena&blobheadervalue1=filename%3DBEE-1210.pdf&blobheadervalue2=language%3Des%26site%3DHospitalRamonCajal&blobkey=id&blobtable=MungoBlobs&blobwhere=1271898565202&ssbinary=true
[3] Centro para el Control y prevención de enfermedades. Dracunculiasis. Disponible en:  http://www.dpd.cdc.gov/dpdx/HTML/Dracunculiasis.htm
[4] Carter Center. Fighting Disease:  The Republic of Sudan and The Republic of South Sudan. Disponible en: http://www.cartercenter.org/countries/sudan-health.html

¿Puede una bacteria producir úlceras pépticas?

Sabías que el 50% de la población mundial tiene   Helicobacter pylori, ya que ha sido identificada como el agente que causa la úlcera péptica y se clasifica como carcinógeno tipo I.

Se redescubrió en 1979 por dos médicos australianos: Robin Warren y Barry Marshall, ellos fueron los primeros que lograron aislarla de la mucosa de los estómagos de pacientes, así como, desarrollaron su cultivo. Es importante su redescubriemiento, ya que dieron un giro a lo que antes se creía que era la causa de de las úlceras pépticas: el estrés y estilo de vida. Básicamente Helicobacter pylori (HP) es una bacteria microaerófila, gram-negativa, forma helicoidal con muchos flagelos, y crecimiento lento. (Posse et al. 2006)

La infección ocasionada por Helicobacter pylori se ha considerado como una enfermedad emergente de las últimas tres décadas debido al aumento significativo de casos, en Estados Unidos el 30% de los adultos tiene esta infección y a nivel mundial es un 50% . H. pylori es una bacteria que ocasiona la inflamación crónica de la mucosa del estómago en humanos, puede llegar a ocasionar úlceras y posteriormente cáncer. Esta infección se puede contraer por consumir alimentos o agua contaminada, o por contacto entre personas.Uno de seis pacientes infectados desarrollan úlceras duodenales o en el estómago que puede llegar a convertirse un cáncer raro de tipo linfocítico en el estómago (Instituto Nacional del Cáncer, 2011).

La enfermedad puede iniciar al contraer al patógeno (H. pylori), el síntoma principal es la gastritis, aunque también se puede presentar dolor abdominal, náuseas, vómitos (pueden ser con sangre), heces negras, fatiga, recuento bajo de glóbulos rojos y  disminución del apetito. La infección se puede diagnosticar por la prueba del aliento con urea que consiste en ingerir una pastilla con urea radiactiva y luego de 20min. analizar la presencia de dióxido de carbono en el aliento que indica una infección activa. Una endoscopia es otra forma dediagnóstico que se basa en introducir un endoscopio que atraviesa la boca, el esófago, el estómago y el duodeno; durante el proceso se pueden extraer pequeñas biopsias de la mucosa para realizar una prueba con urea que de ser positiva indica presencia de H. pylori (Instituto Nacional del Cáncer, 2011).

¿Cuál es su tratamiento?

Principalmente, el tratamiento consiste en promover la cicatrización de la úlcera para prevenir la hemorragia. Para ello, se utilizan estimulantes de los factores defensivos de la mucosa, por ejemplo: sucralfato, prostaglandinas, carbenoxolona, entre otros. También se le proporciona al paciente neutralizantes de la secreción ácido como los anti-ácidos; inhibidores de la misma como anti-H2, anticolinérgicos; e inhibidores de la bomba de protones como el omeprazol. (Posse et al. 2006)

¿Cómo se previene?

Lavándose las manos después de utilizar el baño y antes de comer, consumir agua desinfectada adecuadamente así como alimentos preparados de la misma manera (NHI, 2013).

L.G., S.P. y A.R.

Referencias bibliográficas

Instituto Nacional del Cáncer. (2011). La bacteria Helicobacter pylori y el cáncer. Con acceso el 15/10/2013. En: http://www.cancer.gov/espanol/recursos/hojas-informativas/riesgo-causas/h-pylori

Posse, R.S.; R.A., Toledo & M.L., Viana. (2006). HELICOBACTER PYLORI: Clínica, Diagnóstico y Tratamiento. Revista de Posgrado de la VIa Cátedra de Medicina. 158: 9-12 pp. [Web en línea] en: http://med.unne.edu.ar/revista/revista158/3_158.pdf

NHI. 2013. Infecciones por Helicobacter pylori. Consultado el 20 de Octubre del 2013. En: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/helicobacterpyloriinfections.html